La sinagoga Bikur Cholim es una de las sinagogas mejor preservadas de Eslovaquia. Sirve como símbolo de conmemoración de la comunidad judía de Bardejov, la cual en su día era numerosa y desarrollada. Construido en los años 20 del siglo XX, el edificio todavía tiene el inventario original y los murales llenos de color.

La comunidad judía organizada de Bardejov fue creada en el siglo XIX, cuando sus miembros empezaron a construir el llamado suburbio judío detrás de las murallas de la ciudad. La mayoría de los miembros de la congregación ortodoxa estricta eran los judíos jasídicos.

En la primera mitad del siglo XIX, Bardejov se convirtió en la sede del rabinato. Al mismo tiempo se anuló la prohibición de asentamientos judíos en las ciudades, lo cual resultó en el crecimiento del número de los miembros de esta comunidad. Desde 1860 hasta 1880, la cantidad de judíos de Bardejov se triplicó a 1113. El número total de judíos en el rabinato de Bardejov (incluidos los pueblos cercanos) fue 1440.

En 1895, había 1650 personas de religión judía en Bardejov y a principios del siglo XX, los judíos ya constituían más del 30 % de la población total de la ciudad. La comunidad judía poseía aproximadamente 220 compañías y 80 talleres de artesanía. Varias generaciones de rabinos de Bardejov pertenecieron a la dinastía de los Halberstams.

La sinagoga Birkum Cholim (significado: la virtud de visitar a los enfermos) fue construida en la calle Kláštorská en el centro de la ciudad en 1929 por la asociación judía de ayuda a los enfermos Chevra Bikur Cholim.

El monumento está caracterizado por dos ventanas góticas y una inscripción hebrea que lleva el nombre de la asociación Chevra Bikur Cholim. Se trata de un edificio adosado y su cabecera está orientada al este, hacia Jerusalén. La sinagoga contiene también una biblioteca comunitaria (“beit midrash” en hebreo) en la cual se puede encontrar más de 700 libros.

En la actualidad, la sinagoga Bikur Cholim está en excelentes condiciones, debido a la atención duradera de Maximilián Špíra, quien fue el último miembro de la comunidad judía de Bardejov. El interior decorado con los impresionantes murales y caracterizado por su inventario original sirve como un recordatorio silencioso pero poderoso de la comunidad judía de Bardejov y su trágica eliminación durante el Holocausto.

A principios de la Segunda Guerra Mundial, los judíos constituían un tercio de la población de Bardejov. Hoy en día, ya no quedan judíos en la ciudad. A pesar de esto, la luz eterna de la sinagoga Bikur Cholim todavía permanece encendida.

El monumento está abierto a todo el público – es necesario anunciar la visita por adelantado.
 


Translated by:
Bc. Juliana Senajová
Iria Seijas Pérez